Marketing de contenidos: No existen los negocios aburridos

img_blog_new_JULIO-15

Retener la atención de nuestros fans, seguidores o lectores de blog se vuelve cada vez más difícil. Generar contenido interesante, original y creativo para distinguirse del resto es una tarea ardua. Si los que pasan por esto son los creadores de contenidos para industrias supuestamente “divertidas” (gastronomía o turismo), entonces, qué les espera a los responsables de ser la voz de las industrias comúnmente llamadas “aburridas” (metalurgia o corredores de bolsa)? La clave es no pensar que existen industrias “aburridas” sino en negocios desafiantes y que con un buen análisis, una estrategia de comunicación y planificación de contenidos adecuado, cualquier negocio puede participar de la conversación.

¿Cómo es el público y qué hace la competencia?

Como cualquier estrategia de comunicación hay que definir claramente a quién se dirige la comunicación: características demográficas del público, intereses, etc.

Al mismo tiempo, es clave realizar un análisis de la competencia para descubrir cómo está comunicando. Quizás los objetivos de la competencia sean diferentes pero al compartir el mismo público potencial, pueden dar pistas de cómo planificar la estrategia de comunicación.

Si bien no se trata de arriesgar, tampoco se trata de improvisar. Es posible que parte del público potencial reaccione muy positivamente a contenidos más sociales (engagement) y otros reaccionen mejor a contenidos más vinculados al negocio (business goals).

En conclusión, el primer paso es analizar al público potencial y lo que está haciendo la competencia.

Estrategia de contenidos

  • Lo útil raramente resulta aburrido: si se responde a cuestiones concretas, aunque sean aburridas o no tengan el nivel de emoción a la hora de planificar un viaje a las Bahamas, al usuario que ha preguntado o consultado, le parecerá interesante. Si bien depende del tipo de negocio, es necesario considerar dentro de la estrategia de contenidos, consejos o tips que pueden resultarle útiles a los usuarios.
  • Comunicación directa y específica: algunos negocios o industrias no necesitan comunicar con adornos gramaticales ni frases rebuscadas. Lo directo muchas veces implica una mejor comunicación e interacción con los usuarios. Si la industria se especializa en un sector determinado, por ejemplo, la fabricación de caños, la especificidad también juega un rol muy importante en la comunicación. Si los usuarios siguen a esta industria esperan también contenidos que sólo ese negocio pueda comunicar y que la separan de la competencia, por ejemplo, cuáles son las mejores técnicas para la soldadura de caños o qué tipos de caños son útiles para determinada construcción.
  • Un poco de humor: muchas veces una industria o negocio “aburrido” puede tener esa vuelta de tuerca en algunas cuestiones que pueden jugar con la complicidad de los usuarios atrayéndolos de otra manera.
  • Narración de historias: muchas veces una buena historia puede ser el puntapié para compartir un consejo o comunicar una información más “dura”. Los usuarios pueden relacionarse más fácilmente con historias atractivas y hasta pueden vincularse emocionalmente con contenidos que transmitidos de una manera tradicional podrían no haber tenido ningún tipo de influencia en ellos.
  • Uso de etiquetas: en la mayoría de las redes sociales hay categorías o etiquetas que se fueron estableciendo con el tiempo, por ejemplo #ViernesRetro o #FF. A partir de las mismas, y si el contenido disponible lo permite, se pueden desarrollar publicaciones que entran en estas categorías y responden a intereses comunes de los usuarios.
  • Hacer simple lo complicado: muchas veces las industrias son caracterizadas como “aburridas” porque son difíciles de entender o utilizan conceptos muy difíciles. Para este tipo de industrias o negocios muchas veces las analogías o ejemplos y otras herramientas pueden ser de utilidad para hacer el mensaje más comprensible a un público más grande. Gráficos o infografías atractivas muchas veces resultan útiles para comunicar conceptos que de otra manera resultarían confusos para un público determinado.

En resumidas cuentas hay diferentes maneras de convertir una mal llamada “industria aburrida” a una entretenida. Sólo se trata de encontrar la manera adecuada de comunicar y de comprender que cada negocio o industria tiene cosas particulares y únicas que la hacen diferente del resto.

Por ejemplo una ferretería abre a una cuadra de una que hace años que está en el barrio y que no utiliza ninguna forma de comunicar, tradicional o digital.

La primera decide abrir una fan page en Facebook y una cuenta en Vine donde publica microsegmentos de cómo dos personajes, Tuerca y Arandela, hacen de las suyas por la noche cuando cierra el negocio. Esto le permite diferenciarse de la ferretería más antigua y los usuarios pueden sentirse más atraídos por la simpática historia de la nueva ferretería que por lo tradicional de la segunda.

Así, sólo se trata de entender el negocio en profundidad y de desarrollar creativamente un plan de comunicación que se ajuste al público y ayude a alcanzar los objetivos determinados en una primera instancia.